miércoles, 1 de septiembre de 2010

ARTRITIS

Síntomas y Signos:
  • Dolor articular
  • Aumento de tamaño de la articulación
  • Enrojecimiento de la piel de la articulación
  • Calor en la zona afectada
  • Limitación de la movilidad articular
El término artritis significa literalmente inflamación de las articulaciones (artr = articulación,    itis = inflamación) a modo de membrana, recubre las superficies óseas y cartilaginosas que se encuentran en contacto en una articulación, es decir la zona de unión entre dos o más huesos.
Existen más de 100 tipos diferentes de artritis y enfermedades asociadas, entre las que se incluyen enfermedades que afectan los huesos, los músculos, las articulaciones y los tejidos que las sostienen.
Las causas que originan este proceso inflamatorio son múltiples: agentes infecciosos (bacterias, virus, hongos y parásitos), traumatismos, factores inmunológicos o depósito de microcristales (ej.ácido úrico).
La artritis provoca dolor y rigidez, afecta a personas de cualquier edad; uno de cada seis estadounidenses están afectados.

El dolor suele ser la primera manifestación de la enfermedad. Si aparece de manera brusca, sugiere un origen infeccioso o por depósito, en el espacio articular, de microcristales de ácido úrico (en el caso de la gota) o de pirofosfato cálcico (en el caso de la condrocalcinosis). En cambio, cuando aparece de forma más lenta y progresiva, la causa suele ser una enfermedad que afecta no sólo a las articulaciones sino también a otros órganos del cuerpo (artritis reumatoide, artritis psoriásica, etc). En la artritis el dolor persiste a pesar del reposo nocturno, lo que impide al paciente conciliar el sueño o lo despierta en las primeras horas de la madrugada. Cuando el paciente se levanta por la mañana presenta limitación de la movilidad de la zona afectada, que suele dirminuir a medida que avanza el día.


Diagnóstico:
Una radiografía de la articulación afectada y otra de la articulación normal, ayudan a detectar otros procesos, como fracturas, tumores óseos, infecciones óseas o artrosis, que pueden confundirse con una artritis. Un análisis de sangre permite medir los niveles de ácido úrico, determinar el grado de inflamación y su repercusión en el organismo, y descartar hepatitis víricas, brucelosis u otros procesos.


Tratamiento:
El tratamiento inicial se orienta a controlar el proceso inflamatorio y disminuir el dolor, para lo cual se usan fármacos analgésicos antiinflamatorios. Si la causa es infecciosa, debe seguirse un tratamiento antibiótico. En el caso de la artritis gotosa, una vez superada la fase aguda se administran medicamentos para disminuir los niveles de ácido úrico en sangre.


Existe como tratamiento la medicina alternativa, generalmente consiste en terapias nutricionales (dietas) que pueden evitar la formación de sustancias tóxicas procedentes del metabolismo de los alimentos y su acumulación en los tejidos blandos de las articulaciones. Se deben reducir las carnes, las grasas de origen animal, el café, el té, los refrescos con conservantes y el alcohol, ya que probocan estado de acidez, consumir alimentos integrales, son excelentes los vegetales y las hortalizas por su riqueza mineral, vitaminas y fibra. Terapia con plantas, para disminuir la inflamación pueden emplearse harpagofito, sauce y milenrama, en presentaciones de extracto seco; árnica y gaulteria como tratamiento tópico en forma de pomadas. Terapias físicas, aplicación de calor mediante agua (hidroterapia), arcilla (geoterapia), faciliatando el drenaje, se descongestiona la zona y se alivia el dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada